Uno de los principales dolores de cabeza de todas las mujeres es la aparición de vello indeseado en diferentes partes del cuerpo. Desde el rostro hasta las piernas, siempre tratamos de lidiar con el vello y con los efectos que los diferentes métodos de depilación producen en nuestra piel. Existen diferentes factores que influyen al momento de escoger el método de depilación más adecuado: el tiempo del que dispongamos, el dinero que estamos dispuestos a pagar, nuestro tipo de piel, la parte de nuestro cuerpo que queremos depilar, entre otros.

La Depilación

La cuchilla o afeitadora, las cremas depilatorias, las ceras, las pinzas y el láser; son algunos de los métodos de los cuales nos valemos para hacer desaparecer el vello. Es importante identificar nuestro tipo de piel: si es normal, seca o sensible; ya que dependiendo de esto podríamos escoger el método que más nos convenga en cada caso.

La depilación con cera es uno de los métodos más utilizados ya que remueve el vello desde la raíz, y sus resultados son más duraderos; mientras que la cuchilla y las cremas depilatorias solo remueven el vello superficial y por lo que al cabo de un par de días es necesario depilar el área nuevamente.