Cómo usar la Cera

La cera caliente es muy usada en los salones de belleza, pero no es la más recomendable para usar en casa, ya que si no la aplicamos a la temperatura correcta podemos causar quemaduras en nuestra piel o en el caso contrario, si la aplicamos muy fría y se seca muy rápido y no logra adherirse bien y remover todos los vellos. Además se debe trabajar con mucho cuidado y tomar las precauciones necesarias, porque es muy fácil de derramar y por su textura es difícil de remover de las superficies y de la ropa. El procedimiento para aplicar este tipo de cera es el siguiente:

La cera fría por otra parte, funciona prácticamente de la misma manera, pero por ser fría no corremos el riesgo de ocasionar quemaduras en la piel y pudiera ser más cómodo. Es mucho más conveniente para ser usada en casa y viene en diferentes presentaciones; por ejemplo bandas que ya traen una determinada cantidad de cera y se aplican directamente sobre la piel, lo que hace este procedimiento más sencillo. Sin embargo, la cera fría presenta una desventaja sobre la cera caliente, y es que esta última abre los poros y permite que el vello salga con mayor facilidad; mientras con la cera fría se pudieran requerir varios intentos para eliminar totalmente el vello y pudiera ser más doloroso.

  1. Debemos asegurarnos que el área a depilar está limpia y completamente libre de cremas o aceites, ya que esto impediría que la cera se adhiera correctamente.

  2. Se debe calentar la cera, dependiendo del producto que hayamos adquirido, puede ser apta para el microondas o necesitaremos hacerlo en una hornilla a fuego muy bajo. Existen también máquinas eléctricas especiales para calentar la cera, pero incrementaría un poco el costo del depilado. En cualquier caso, lo más importante al calentar la cera es obtener la temperatura correcta y normalmente esto se logra con la práctica. Un tip para guiarnos es la textura de la cera, debe estar lo suficientemente diluida para ser aplicada, pero su textura debe ser medianamente gruesa, si  se torna demasiado líquida es porque está muy caliente. Debemos aplicar primero en una pequeña parte para probar si la  temperatura es la adecuada.

  3. Para aplicarla usamos una paleta de madera. En el caso de las piernas es recomendable hacerlo por zonas de unos 5 cm de ancho y primero trabajar la pantorrilla y luego el muslo. Es de extrema importancia al momento de aplicar la cera, que se haga en el mismo sentido del crecimiento del vello.

  4. Una vez aplicada se debe colocar un pedazo de tela o lienzo sobre la cera, igualmente siguiendo la dirección del vello y masajearla para que se adhiera bien.

  5. Se hala la tela en dirección contraria al vello. esto se debe hacer en un rápido y enérgico movimiento, de esta manera el dolor es menor y se garantiza que se removerán efectivamente todos los vellos.

  6. Si quedan restos de cera sobre la piel, estos pueden ser retirados con un algodón con aceite comestible, dando suaves masajes sobre la piel.

  7. Es recomendable aplicar una crema antiséptica e hidratante sobre el área que fue depilada para evitar posibles reacciones.

Debemos entonces evaluar las ventajas y desventajas de cada cera al momento de decidirnos por una u otra. La cera caliente pudiera ser más efectiva a la hora de remover el vello, pero el procedimiento es un poco complicado para hacerlo en casa; mientras la cera fría es una opción mucho más sencilla y rápida, pero podría requerir varios intentos para lograr un resultado perfecto. Es importante también destacar que los resultados podrían variar de persona a persona, por lo que muchas veces debemos probar varios métodos antes de decidir cual es el que mejor se adapta a nuestra piel.