La cuchilla es quizás el método más fácil y rápido para remover el vello, y a corto plazo el más económico. El resultado inmediato nos saca de apuros y si tomamos ciertas precauciones como el uso de una crema o gel de afeitar y luego hidratamos correctamente, no deberíamos sufrir alteraciones sobre nuestra piel. Para aquellas personas que sufren de una piel más sensible es recomendable usar productos que contengan aloe vera, ya que además de funcionar como suavizante y antiséptico, evita cualquier tipo de reacción indeseada.

La afeitadora funciona muy bien en las piernas, e incluso en las axilas; pero para el área del bikini no es la más recomendada, ya que esta piel es más sensible y los vellos suelen ser más gruesos por lo que muchas veces es posible notar una sombra debajo de la piel aún inmediatamente después de haber usado la cuchilla, o si no a las pocas horas. Estéticamente este no sería el resultado más deseado, sobre todo si estamos a punto de lucir nuestro cuerpo en bikini. Igualmente para el rostro, esta técnica no es la más adecuada para deshacerse del vello, ya que al ser está piel más sensible es más propensa a la irritación y con el uso continuo de la afeitadora podría llegar a resecarse mucho.

Uno de los mayores problemas del afeitado es que los resultados duran muy poco, ya que apenas pocas horas después de haber usado la cuchilla es posible sentir como ha crecido un poco el vello y al cabo de un par de días es necesario usarla nuevamente. El uso continuo de este método puede resecar la piel, por lo que es muy importante tomar las precauciones necesarias para que esto no ocurra.

Cuando se sufre de vellos enterrados o foliculitis, la cuchilla podría ser uno de los métodos que más podría ayudarnos (lo digo por experiencia propia), ya que como los vellos tardan poco tiempo en salir es menos probable que se entierren. Además con el uso de la afeitadora retiramos una pequeña capa de piel o de células muertas impidiendo que el vello se vea bloqueado. Pero esto funciona sólo si la usamos continuamente y son necesarios además otros tipos de cuidados extras, como exfoliar el área regularmente con un guante de crin, preparar el área con gel de afeitar, hidratar adecuadamente la piel todos los días, etc.

Cuchilla